PUERTOS, BARCOS, PINTURAS Y CAMBIOS DE SEXO.

Supongo que a primera vista estos cuatro términos con el que he titulado esta nueva entrada de nuestro blog no tienen mucha relación entre sí, pero todos ellos están estrechamente unidos y no es una historia desconocida para nuestro mar canario, desgraciadamente.

Esta historia se remonta a la década de los 60s cuando un nuevo compuesto químico con propiedades biocidas fue utilizado como componente de las pinturas anti-incrustantes más conocidas como “anti-fouling”, pinturas diseñadas para que las estructuras en contacto con el agua marina fueran resistentes y no permitieran la incrustación de seres vivos como algas, sacabodados, moluscos,…etc. Este compuesto conocido por sus siglas en inglés TBT (tributilo de estaño), en un principio fue la panacea, dado que estas pinturas permitían a los grandes buques, permanecer años navegando sin tener que hacer paradas para limpiar sus cascos de incrustaciones, las cuales creaban mayor resistencia al avance del barco y por lo tanto menos rentabilidad económica en el transporte marítimo. Esto llevó a que el 70-80% de la flota mercante mundial utilizara este tipo de pinturas que contenían TBT.

Molécula de TBT

Estructura molecular del TBT.

No se tardó mucho en detectar fenómenos de toxicidad provocados por el TBT, uno de los más curiosos y estudiados fue el descubierto por Blakeman S. Smith en 1980-1981. Este investigador observó que algunas caracolas del fango (Nassarius obsoletus), tenían anomalías en su aparato reproductor. Las anomalías observadas fueron que algunas caracolas hembras además de su órgano reproductor femenino, presentaban algunas partes de un órgano reproductor masculino. Posteriormente Smith, halló como culpable de estas anormalidades al TBT. Esta sustancia a muy bajas concentraciones (2-0,5 ng/l) en el agua de mar, era capaz de provocar en las caracolas hembras el desarrollo de un aparato reproductor masculino (pene y conducto deferente) dado que se comportaba como un disruptor endocrino o alterador hormonal, este fenómeno recibió la denominación de “imposex”. Tras los estudios de Smith, el imposex se ha detectado en más de 150 especies de moluscos gasterópodos provocando extinciones locales de algunas especies al producir un bloqueo de los conductos gonadales de las hembras impidiendo depositar sus huevos, lo que conlleva la imposibilidad de reproducirse.

Nassarius reticulatus

Nassarius reticulatus. Photo: H.Zell

El desarrollo del órgano reproductor masculino en las hembras depende directamente de la concentración de TBT presente en el medio, ello ha permitido, utilizar a algunas especies como Nucella lapillus y Nassarius reticulatus como bioindicadores de la presencia de TBT en el medio marino.

Canarias, con dos puertos como el Puerto de La Luz en Gran Canaria y el de Santa Cruz de Tenerife, con un gran tráfico de más de 5.000 barcos al año que llegan desde todas partes del mundo, no se ha librado del TBT y sus efectos. Así, un estudio realizado en las islas de Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote, sobre varias poblaciones del gasterópodo Stramonita haemastoma encontró el fenómeno de imposex en el 100% de las hembras analizadas dentro de los recintos portuarios y algunas poblaciones adyacentes (Ramírez Cañada, 2009).

Nucella lapillus

Nucella lapillus. Photo: H.Zell

Stramonita haemastoma

Stramonita haemastoma. Photo: H. Zell

Dados sus efectos nocivos sobre los ecosistemas marinos, se han puesto en marcha diferentes normativas a nivel internacional por parte de la Organización Marítima Internacional (IMO) y Europea para prohibir su uso en las pinturas antincrustantes, desde Enero de 2013. Pese a esta prohibición, el seguimiento de su aplicación en todos los países del mundo es complicado. Por otra parte, la vida media del TBT es muy larga esto significa que aunque su uso se haya prohibido, el ya utilizado durante más de 4 décadas, nos acompañará por varias décadas más.

Autor: Alejandro Escánez

 

Bibliografía:

Gibbs, P. E., Bryan, G. W., Pascoe, P. L. y Burt, G. R. 1987. The use of the dog-whelk, Nucella lapillus, as an indicator of tributyltin (TBT) contamination. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom 67:507-523.

Ramírez Cañada R (2009) Moluscos gasterópodos como bioindicadores en el Archipiélago Canario: de procesos naturales a causas antropogénicas. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, España

Smith, B. S. 1980. The estuarine mud snail, Nassarius obsoletus: abnormalities in the reproductive system. Journal of Molluscan Studies 46:247-256.

Smith, B. S. 1981. Tributyltin compounds induce male characteristics on female mud snails Nassarius obsoletus= Ilyanassa obsoleta. Journal of Applied Toxicology 1:141-144.

1 Comment

  1. admin
    15 septiembre, 2014 at 12:57 — 

    ¡Gracias Alejandro por esta entrada tan didáctica!

Deja un comentario